viernes, 12 de mayo de 2017

Cric Crac

Cric crac suena la rodilla

La puerta de la casa sigue sonando tercamente, anuncia las llegadas y salidas como si a alguien le importara

Algo le sonó al carro, otro pequeño dolor de cabeza

El estómago suena importandole muy poco la compañía

Sonaron los billetes en el cajero, respiro aliviado, un día más, una pequeña victoria más

Suena el puto celular mientras duermo, alguien en algún lugar del mundo trinó alguna estupidez trascendental

Suenan voces antiguas en mi cabeza, cada vez la locura es un lugar más cómodo

Suenan las risas de mis soles, encontraron una víctima de sus burlas de colores

Suena un timbre, ladra un perro

El árbol suena saludando a la lluvia

Cric crac la vida se llena de sonidos y las voces siguen riendo en mi cabeza

La luna suena, la noche calla, todo es un silencio intermitente

miércoles, 10 de mayo de 2017

La verdad verdadera, verdaderamente verídica

"Vos a mi me interesas es por plata (no por la que tengás porque evidentemente ella sabe no tenés dijo mi voz interior)  por la que puedo conseguir con vos, no más ..."


La verdad es una cosa jodida, la exigimos, la profesamos, la buscamos fervientemente en todos los actos de nuestra vida pero es claro que cuando nos la encontramos de frente, o a veces no tan de frente porque nos damos cuenta que la verdad estaba oculta en mil mascaras de mentira, pues es duro de manejar. Pero...

1) Hay una película que se llama la Invención de la mentira que nos muestra un mundo donde TODO el mundo dice la verdad y solo un personaje se da cuenta del poder de la mentira

2) En publicidad que tanto hay de mentira y que tanto de verdad? Cuál es nuestro criterio como productores de publicidad, consumidores de publicidad, influenciadores de publicidad, pensadores sobre publicidad.

3) ¿Cómo asumimos la verdad cuando no es lo que esperábamos?

4) Cuándo estamos en plan conquista (o en plan ser conquistados) la verdad vende más que la decadente realidad, real?

5) ¿Cuál es la verdad de verdad verdadera? Piense en lo que pasaba en su vida hace 10 años, 20 años y piense en sus verdades de ese momento luego crucelas con sus verdades actuales. ¿Son las mismas?

6) ¿Cuánta gente se hace matar ( o coger rabia ) por su verdad?

7) ¿Usted reza? Lo hace pensando en lo que dice y le parece que es una verdad objetiva? ¿Si no necesita que sea una verdad porque es un acto de fe entonces su fe está basada en una mentira cómoda?

8) ¿Si la verdad es una construcción personal porque es tan importante conocer la verdad ajena?

Debo decir la verdad, no conozco ninguna de las respuestas pero igual me llevan a más preguntas.


lunes, 1 de mayo de 2017

Y todo saldría bien

Y nos dijeron que si estudiábamos una carrera de cinco años todo saldría bien,
y que si nos tocaba endeudarnos?  todo saldría bien.

Nos dijeron que debíamos renunciar a los sueños que no daban plata que si hacíamos todo según la regla, todo estaría bien.

Desayuna como rey, no te saltes las comidas, has ejercicio, toma el sol, come manzanas, no a las grasas, no harinas, miráte al espejo reniega de ti mismo por no ser el modelo que te vendieron debías ser, si lo haces 24/7,  todo estará bien.

Que había un amor de la vida con quien tendríamos hijos, compraríamos una casa y tendríamos fotos navideñas con gorros y muchos regalos bajo el árbol, con quien moriríamos ancianos cogidos de la mano con la familia alrededor de la cama, si nos comprometíamos y jurábamos fidelidad eterna así no la recibiéramos, todo estaría bien.

Nos dijeron, trabaja, estudia, date gustos te lo mereces, sigue estudiando para que el trabajo sea más difícil cada vez, si lo haces rápido, todo estará bien

Eso de los sueños es una cosa de juventud, cuando seas grande verás que la vida real no permite soñar y vas a vivir con las comodidades que te muestra la televisión, y todo estará bien.

La vida va pasando, los paradigmas se caen como borrachos en la madrugada tratando de cruzar la calle, los sueños emergen reclamando por haber sido ocultados y negados, los amores van y vienen, el único que perdura es el amor por el amor en si mismo, todas las piezas van cayendo, adulto no es sinónimo de felicidad ni de opulencia.

El velo cae, ahora si ... todo estará bien.


sábado, 29 de abril de 2017

Mango con pimienta


El cuerpo recuerda
El alma sonríe
Viejas sensaciones ya olvidadas afloran
Olores lentos que van sembrando recuerdos
Sonidos amarrados a la punta de los dedos
Pequeños gritos
Casi lágrimas que ruedan hacia adentro
Un hermoso Jueputa!!! rompe la noche y muestra que el sol está detrás de las nubes negras
Apareces vos, todo bien... la noche merece tu sonrisa.

viernes, 21 de abril de 2017

Ella, nunca lo sabría

Entró despacio al restaurante, traía con ella un gran bolso de diseñador, una bolsa de una librería y cuarenta y algunos años que no le impedían sentirse bella y completa, buscó una mesa cerca a la entrada del sitio, ubicó los paquetes en las 3 sillas, en la mesa le dio un espacio privilegiado a su celular, estaba segura que él le escribiría pronto, y la bolsa de libros, buscó con la mirada a la mesera, pidió el menú, era una sonreidora profesional se notaba que estaba acostumbrada a sonreir como parte de su trabajo. Vestía una blusa de flores entre verde y café con un escote ligero que permitía ver su piel sin marcas, blanca muy blanca. Su cabello rizado de un color rojizo, castaño de esos colores que usan las mujeres blancas muy blancas sobre los cuarenta años para disimular las bien ganadas canas que delatan su edad.  Mientras la mesera traía su pedido ella mantenía su mente y su mirada fija en el celular, el indice de su mano derecha era el encargado de saltar de aplicación en aplicación, ella reía mientras tomaba fotos a los libros que había comprado, parecía coquetear con el aparato, hablaba, se reía, sus ojos brillaban. Justo en ese momento llegó la mesera con el helado y un café, ella cruzó varias frases y sonrió, aplaudía pasito mientras veía el helado que iba a probar, se veía muy feliz, tomaba más fotos y las enviaba con mensajes de voz.
Puso a un lado el celular mientras comía helado y mientras con la mano derecha lo comía lentamente casi con lujuria, usaba el indice izquierdo para seguir navegando. Reía, hablaba despacio, terminó el helado  y pidió la cuenta, nuevamente habló con la mesera mientras se revisaba el maquillaje, una nueva mirada al celular, una selfie más con la sonrisa que estaba acostumbrada a usar todos los días. Recogió sus bolsas, los libros, su cartera, el celular dejó una propina adicional a la persona que la atendió y salio caminando despacio mientras sonreía.
Nunca supo que al fondo del restaurante estaba la persona con quien chateaba, él la observó todo el tiempo pero ya se había acostumbrado a no poder tener otro  tipo de contacto, hacía seis meses había muerto y ella nunca lo sabría.

domingo, 16 de abril de 2017

Mi generación, un sandwich cósmico.

Cuándo yo nací, 1974, mi madre tenía 18 años y que yo sepa en la casa le habían inculcado la religión católica apostólica romana de manera profunda, en cambio a mi papá ni idea que carajos le habían inculcado pero sí se que siempre sobre su mesa de noche había un libro que se llamaba El Anticristo, leía el Tarot, tenía las monedas del I Ching, hablaba todo el tiempo de ocultismo, era periodista sin empleo y entre otras cosas - hasta donde intuyo porque no tengo contacto con ellos- era la oveja blanca de su familia, ya se imaginarán.

Según el mito familiar y por deducciones a pedazos, mi madre no cuenta mucho detalle, le llegaron a ella unos libros para vender (ojo imagínense como era Buga capital del Milagroso en 1974)  de un tal Lobsang Rampa con titulos como El cordón de plata, el Tercer ojo, entre otras joyas literarias.  En ese entorno me bautizaron Lobsang entre otras cosas para llevarle la contraria a mi papá quien por alguna razón revanchista con el universo supongo, me quería bautizar Domingo. No es gracioso no se ría por favor.  Que no se ría.

Mi bautizo fue en una cafetería con muchas cajas de coca cola detrás, de esas que eran en madera... si logro que mi mamá me preste la foto prometo subirla. A la primera comunión llegué casi a los treinta y eso porque cometí la genialidad de casarme por los ritos de una iglesia en la que no creo (ya saben o se imaginan como terminó) pero eso sí en mi primera infancia las navidades eran muy religiosas y PUTI?)culturales, si puti porque era la época preferida por mi papá para andar volado de la casa y la de mi mamá para rezar y rezar y yo salí jodido porque ni me gusta la rumba decembrina mucho y soy medio pendejo para lo de la rezada, aclaro que desde que se acabaron las novenas donde a uno le daban comida y regalo y perdí la fe en esas tradiciones colectivistas, es decir me gozo lo básico pero no les encuentro profundidad.

A veces siento que nuestra generación salio defectuosa, a los alienigenas y a los gusanos seguramente les dan una advertencia de "No consuma humanos nacidos entre 1972 y 1982 son espirituConfundidos y medianamente tóxicos, pueden subir sus niveles de lipidos y su sabor puede ser amargadoso" esta generación ha saltado de modas como menudo, la "mota", los guantes de cordones de colores, los jeans ultra entubados, la muerte de los sueños desde Pizarro hasta Bowie entre otras miles de cosas por las que pasamos pero aún no tenemos la potencia de nuestros antepasados. Piense por un momento en sus abuelos, en la manera como ellos forjaron su vida y lograron llegar a viejos; usted de verdad cree que sus nietos van a ver con admiración la manera como le vendió el alma a los bancos, tuvo que dejar de comer las cosas ricas de la vida porque hacían daño o a la decadente iglesia católico le parecía que atentaba contra las leyes dictadas por un dios omnipotente, omnipresente y que ademas le gustaban los likes de facebook para salvar niños con cancer? está seguro que sus nietos escucharán con admiración sus aventuras en Tinder y Messenger? les va a contar que estaba pegado de computadores y celulares la mayoría de su vida?

Cuándo veo a mis amigos igual de perdidos que yo, buscando en las tradiciones de los viejos esa tranquilidad que la iglesia hoy no nos ofrece, o cuando veo que se sumergen en ritos orientales de los cuales solo saben lo que el coach espiritual les sabe y puede contar, esos amigos míos que llegan al 4 piso sin saber muy bien que pasó con lo de la pensión, la casa, el carro, la felicidad de la beca, la estabilidad financiera de una carrera universitaria, esos amigos míos que les toca ir al ritmo de la tecnología aunque añoren la vieja escuela, esos amigos ... así sean algunos amigos de redes sociales y otros de los de la vida real, están (estamos ) ahí en el mediocre limbo de no saber si lo de la ceniza en la frente va con el discurso anti politico, anti estado, anti democracia, anti economía, anti lideres... pero de todos modos nos sabemos los pastores de belén y lo transmitimos a nuestros descendientes con algo menos del 5% de fe que nuestros padres tenían a nuestra edad.

Esta es nuestra generación la del sandwich cósmico, la que cree en los principios del Buda pero se echa la bendición antes de que despegue el avión, la que comienza a usar el verbo pasado (antes no era así, cuando pelados lo hacíamos diferente, etc); esta generación que hoy ve gobernar a los hijos de los que jodieron a la generación de nuestros padres. Y peor aún, mi generación es la que ve que lo que viene no tiene mucho futuro, vemos con terror una generación de adolescentes treintañeros con maestrias y pasaportes a reventar de sellos, y con la berraquera para decidir que no quieren hijos, deudas, raices, nada a largo plazo, porque la vida va rápido, se acaba rápido, se vive rápido, se comen rápido, maduran viches y quien sabe que seguirá.

Con poco orgullo y mucha nostalgia por un futuro que nos prometieron y nunca llegó, me despido pensando en porque mi madre me saludo hoy diciendo felices pascuas... ojalá mis hijas no me pregunten porque se me acaba al poquísima autoridad enciclopédica que Google me ha dejado.

Adiós pues!


martes, 14 de marzo de 2017

Tristeza

Ella se desliza por la parte de atrás de la garganta hasta que encuentra ese punto donde ni es lágrima ni es respiración

Se pone cómoda, estira los pies tal vez cansada por recorrer recuerdos mezclados con sueños inconclusos

Un pensamiento poderoso hace que ella levante su mirada fugazmente, pero solo fue un pensamiento nada que la espante definitivamente

El cerebro, racional como siempre, mientras tanto lucha con los recuerdos y usa su mejor lógica para aclarar las nubes grises que van llenando el futuro

La tristeza está cómoda, sabe que mientras la lógica no logre disipar los recuerdos de un pasado que nunca sucedió, el final de una historia que nunca comenzó será su hogar perpetuo.